Como escoger las brochas o pinceles para pintar

  • 0
  • 3 noviembre, 2015

A la hora de pintar la elección de una brocha es muy importante. Es justamente por esto que hoy les acercamos unos cuantos consejos:

Tipos de Brochas

En primer lugar se debe tener presente que existen dos clases de brochas:- Las brochas de pelo natural, hechas de crines de animales, que se utilizan para aplicar productos a base solvente como barnices, lacas, poliuretanos, protectores para maderas.- Las brochas de mezcla de nylon y poliéster elaboradAs con fibras artificiales, son muy fáciles de limpiar y funcionan muy bien con todo tipo de recubrimientos a base agua como barnices, látex, acrílicos, protectores para maderas.

Tamaño y formato de la brocha:

Elegir la brocha del tamaño adecuado para realizar un trabajo, puede hacer ahorrar mucho tiempo. La decisión sobre que tamaño de brocha será el mejor dependerá de la magnitud de la superficie que se va a pintar:
– Las brochas de 1 a 2 pulgadas son adecuados para trabajar en ventanas, persianas, marcos, molduras, objetos.- Las brochas de 3 pulgadas funcionan bien sobre superficies planas más grandes, tales como gabinetes, puertas, canaletas, escalones, estantes, zócalos, etc.- Las brochas de 4 pulgadas deben ser reservados para áreas planas como pisos de madera, revestimientos.

Recomendaciones básicas:

– Es importante que la brocha esté perfectamente limpia. Es conveniente sumergir las cerdas en el mismo diluyente con que se va a diluir la pintura, escurrirlo bien y empezar luego el trabajo.- No utilizar la brocha de aplicación para eliminar polvo.- No introducir la totalidad de los pelos en la pintura.- Cargar la brocha de manera tal que se pueda sostener sin que caigan gotas de pintura al piso.- Controlar siempre la viscosidad de la pintura. La brocha debe deslizarse con facilidad. Si es dificultosa la aplicación, la pintura necesita dilución.- Aplicar en la misma dirección de la veta.- Si se deja de pintar por un breve período, asegurarse que las cerdas de la brocha queden sumergidas en pintura.- En intervalos mayores, sumergir la brocha ligeramente cargada con pintura en un recipiente con el mismo diluyente que se está usando, en cantidad suficiente como para cubrir las cerdas.- Terminado el trabajo, lavar la brocha repetidas veces en diluyente hasta que quede perfectamente limpio. Lavar luego con abundante agua y detergente. Guardarla envuelto en papel plástico o de aluminio protegiendo las cerdas y colocándolo en posición plana.

En resumen:

Una buena brocha tiene que ser capaz de retener una adecuada cantidad de pintura, controlar el goteo y las salpicaduras permitiendo esparcirla en un caudal uniforme, minimizando las marcas de las cerdas.